El acuerdo extrajudicial de pagos, el primer paso esencial en el procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad

En nuestra plataforma www.webdesegundaoportunidad.com ya hemos analizado cómo se desarrolla todo el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad para que una persona física -ya sea un particular, un autónomo o un empresario-  pueda lograr la cancelación de una parte o de todas sus deudas.

Pero en esta ocasión queremos fijarnos en un parte clave de toda la gestión del procedimiento de la Segunda Oportunidad: el Acuerdo Extrajudicial de Pagos (AEP).

Tal y como detalla nuestro abogado y experto en Derecho Concursal, José María Puelles Valencia, “dentro del mecanismo para aplicar la Ley de Segunda Oportunidad, el primer trabajo siempre es analizar en profundidad cada caso para determinar si la persona que no puede pagar sus deudas reúne los criterios y requisitos para poder acogerse a esta Ley. Una vez que se determina que sí es posible, se inicia el procedimiento, abordando en primer lugar lo que se conoce como Acuerdo Extrajudicial de Pagos”.

No es sólo el paso inicial, asegura José María Puelles. “Estamos ante un trámite vital y de obligado cumplimiento, puesto que permite demostrar que la persona deudora está actuando de buena fe, un aspecto éste esencial para poder afrontar en caso de ser necesario la fase posterior de la ley de segunda oportunidad”.

De hecho, el Acuerdo Extrajudicial de Pagos es un mecanismo que permite a la persona deudora poder negociar estas deudas con sus acreedores. Para iniciarlo es necesario acudir al Registro Mercantil (empresario o autónomo) o al Notario (persona física). Una vez se acepte la solicitud, cada una de estas instancias según proceda deberá nombrar un mediador concursal. Este comprobará la documentación aportada y posteriormente convocará en el plazo de dos meses una reunión con todos los acreedores. El objetivo de esta reunión es reestructurar las cantidades económicas que  deben la persona, proponiendo un acuerdo o un plan de pagos que incluye quitas de un porcentaje sobre la deuda, esperas y aplazamientos en los pagos.

Aunque el proceso de negociación con los acreedores lo desarrolla este mediador concursal, es de gran valor contar con el asesoramiento de un profesional especializado. José María Puelles añade otro valor más: “es importante que sean profesionales especialmente sensibilizados con la situación y los graves problemas a los que se enfrenta una persona con deudas”.

La Ley de Segunda Oportunidad nos permite proponer un acuerdo a todos nuestros acreedores en función de los ingresos que tengamos, o los bienes y recursos disponibles, en en caso de que existan. Si la persona deuda propone quitas iguales o inferiores al 25%, con esperas de un máximo de 5 años, se necesita el respaldo del 60% de los acreedores. Si las quitas son superiores al 25% se necesita el respaldo del 75% de los acreedores. El resto de acreedores que no hayan aceptado la propuesta deberán acatarla, si se obtienen estos apoyos en cada caso.

Una vez suscrito el Acuerdo Extrajudicial de Pago, los acreedores deberán sacar inmediatamente a esta persona de los registros de morosos desde el momento de su aprobación. Además la persona deudora puede continuar con su actividad y se paralizan las posibles ejecuciones contra el deudor, ya sean de carácter judicial o extrajudicial.

Si no se alcanza este Acuerdo Extrajudicial de Pago con los acreedores el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad pasa a una segunda fase: el inicio de la vía del concurso de acreedores ya en sede judicial, que en este caso se denomina concurso de acreedores consecutivo.

No obstante, la mejor recomendación para abordar esta nueva fase y poder obtener en la misma la cancelación parcial o total de las deudas -lo que se conoce como Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho– es que el juez vea el interés de la persona deudora por intentar pagar sus deudas con los recursos disponibles y haber ofrecido en la fase anterior una propuesta de pagos que objetivamente sea el fruto de un esfuerzo por parte del deudor. De ahí la importancia de haber afrontado el Acuerdo Extrajudicial de Pagos con el mejor asesoramiento y una propuesta posible, realista y bien trabajada.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *