7 preguntas y respuestas útiles sobre la Ley de Segunda Oportunidad y la cancelación de deudas. 

El aumento del número de personas con incapacidad para poder pagar todas sus deudas no ha parado de crecer en el último año, según seguimos constatando en nuestra www.webdesegundaoportunidad.com. La crisis económica que ha provocado los efectos de la Covid 19 está afectando a muchas personas que hoy no tienen capacidad para poder afrontar sus deudas, una situación que puede crecer en los próximos meses.

Por ello están creciendo los procedimientos vinculados a la Ley de la Segunda Oportunidad, como mecanismo que está a disposición de las personas físicas que no tienen ingresos ni bienes para poder pagar sus deudas. En este artículo exponemos algunas preguntas y respuestas clave para entender la Segunda Oportunidad.

Si se encuentra en esta situación de deudas que no puede pagar y desea que estudiemos su caso puede ponerse en contacto con nosotros en el teléfono 95 692 11 12, a través de nuestra web en este Formulario de Contacto o bien a través de la dirección de correo electrónico jmpuelles@ribon.es

1.- ¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de la Segunda Oportunidad es un procedimiento que permite a una persona física, a una familia, a un autónomo, a un profesional o a un empresario poder renegociar o cancelar sus deudas de forma parcial o total. 

El objetivo para todas estas personas es poder recuperar la capacidad de continuar adelante sin la presión de unas deudas que no se pueden atender con sus ingresos y bienes actuales, así como facilitarles que puedan emprender otro proyecto profesional o empresarial. 

2. ¿Hay condiciones para poder utilizar la Ley de la Segunda Oportunidad? 

Sí. Para que una persona pueda acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad es obligatorio cumplir una serie de condiciones y requisitos: No tener un patrimonio para saldar las deudas; que la cantidad adeudada a terceros no supere los 5 millones de euros y, sobre todo, que la persona deudora demuestre que ha actuado de buena fe.

3. ¿Qué recomendación práctica hay para poder usar el mecanismo de la Ley de la Segunda Oportunidad?

Una acción esencial es tener al lado a un profesional especializado y experto en la Ley de la Segunda Oportunidad que asesore y dirija todo el procedimiento desde el inicio; que tenga capacidad para negociar un acuerdo de pago con los acreedores y, si esto no es posible, poder afrontar la vida judicial para obtener la cancelación total o parcial de las deuda. Este profesional debe garantizarle una actuación responsable. Lo contrario puede suponer cerrarse las puertas de forma definitiva para poder optar al mecanismo de Segunda Oportunidad. 

4. ¿Como funciona el procedimiento de la Segunda Oportunidad para la eliminación de deudas?

La Ley de la Segunda Oportunidad permite 2 opciones a las personas con deudas que no pueden saldar: o bien poder llegar a un Acuerdo Extrajudicial de Pago con los acreedores (bancos, clientes, terceras personas…) según sus ingresos; o bien solicitar el Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho -BEPI- y la cancelación total de las deudas.

a) El acuerdo extrajudicial de Pagos. La primera fase del procedimiento es negociar con los acreedores un Acuerdo Extrajudicial de Pagos para el pago de la deuda, fijando unas nuevas condiciones de quitas o de reestructuraciones para poder devolver el dinero con un plan de pagos, según la cantidad económica que puede asumir la persona y los plazos.

Hay que tener en cuenta que la Ley de Segunda Oportunidad persigue que las personas deudoras tengan la opción de empezar una nueva vida sin deudas. Pero también busca proteger los derechos de cobro de los acreedores de las deudas.

El plazo de negociación extrajudicial es de 2 meses. Si se llega a un acuerdo con los acreedores, no es necesario acudir a la fase judicial. Si no es posible cerrar un acuerdo con los acreedores se pasa a una segunda fase que se desarrolla en Vía Judicial. 

b) La Vía Judicial. En la vía judicial se persigue la cancelación total o parcial de las deudas. Será ele juez quien determine el Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI) una vez que hayamos justificado varios aspectos esenciales como:

  • Haber negociado de forma previa con los acreedores
  • Que la persona no pueda afrontar las deudas, habiendo devuelto todo lo que sus posibilidades e ingresos le permite.
  • Que carece de dinero y de bienes para poder pagar las deudas.
  • Que el importe total de todas las deudas estén por debajo de 5 millones de euros.
  • Que el deudor ha actuado en todo momento de buena fe.
  • Que es la buena fe

Haber actuado siempre de buena fe, es un aspecto general que debemos tener muy en cuenta a través de algunos comportamientos y acciones básicas. Además de todo lo anterior deben darse otras circunstancias:

  • Si la persona es profesional autónomo o empresario, no haber sido declarado culpable en el concurso de acreedores, habiendo cumplido con ello los plazos de solicitud del concurso o las acciones previstas de refinanciación o reestructuración para hacer frente a la insolvencia
  • Además autónomos y emprendedores no podrán solicitar el procedimiento de Segunda Oportunidad si ya lo ejercieron en los 10 años anteriores.
  • Que la persona no haya recibido una condena por delitos contra el patrimonio, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social, contra los derechos de los trabajadores, contra el orden socioeconómico o por falsedad documental.
  • Que no haya rechazado durante los últimos 4 años una oferta de empleo adecuada a su formación y capacidad, aunque en este caso no se especifican ni las condiciones, ni la retribución de la propuesta laboral recibida.

5. ¿Qué deudas se pueden cancelar?

Una vez cumplidos todos estos criterios en vía judicial se pueden cancelar las deudas existentes con entidades financieras (préstamos personales, créditos rápidos o microcréditos, tarjetas revolvió…), así como con empresas, clientes o terceras personas. 

  • Las deudas con la Administración Pública (Hacienda o Seguridad Social) no se pueden cancelar en principio, aunque varias sentencias y el propio Tribunal Supremo han abierto la posibilidad a que sí se puedan exonerar total o parcialmente.
  • Respecto a las hipotecas sobre la vivienda habitual de la persona con deudas, al tramitar la Ley de segunda oportunidad, y tener la vivienda habitual en propiedad, el Juez analizará qué ocurre en función de cada caso: si la vivienda ya está pagada o tiene cantidades pendientes, la cantidad total que aun se debe, el valor de la vivienda, la cuota mensual de la hipoteca.

6. ¿Qué ocurre con la vivienda de la persona con deudas?

  • Para casos en los que la compra de la vivienda sea más o menos reciente, se haya amortizado una cantidad pequeña, y que además tenga una cuota mensual elevada; puede plantearse la dación en pago, es decir entregar la vivienda al banco a cambio de la deuda. Esto nos permitirá ya no tener bienes y poder conseguir la exoneración de las deudas pendientes.
  • Si el precio de la vivienda en el mercado, es superior al de la cantidad pendiente de pago de la hipoteca, con su liquidación se cancela la hipoteca y se puede destinar el sobrante a pagar otras deudas. En este caso, poco se podrá hacer y se perderá la vivienda.
  • La liquidación de la vivienda habitual sólo tiene sentido cuando el resultado sea económicamente favorable a los acreedores. Por ello si el valor de la vivienda es igual o inferior a la deuda pendiente de amortizar de la hipoteca, se puede plantear que la persona conserve la vivienda y siga pagando las cuotas 

7 ¿Las deudas se eliminan para siempre?

Las deudas desaparecen de forma total una vez transcurrido 5 años desde la aplicación de la Ley de Segunda Oportunidad. Durante este periodo las deudas no se tendrán que pagar, pero es el plazo establecido para que los acreedores puedan solicitar una revisión del caso si se sospecha que el deudor no ha obrado de buena fe o ha mejorado sustancialmente su capacidad económica.

En lo que respecta al futuro, una persona que ya se ha beneficiado de la Ley Segunda Oportunidad podría volver a una vez que haya transcurrido un periodo de 10 años.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *